sábado, 14 de mayo de 2016

La chica y el chico


Diane Arbus

Unas preguntas no son nada en un examen incierto. Leo como un turista, acodado en la barra, con la pulsera azul que le da permiso para escribir de todo. Me da la sensación de que hemos perdido lo que alcanza la vista, y algo está cerca de mí, una mano que se posa en mi vientre y me da un nombre. Soy la estatua de una relación que empezó en un concierto y ahora no sé cómo mirarme, cómo parecerme a ti. Esto es algo que me ocurre muchas veces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi alma se queda como el silencio, dentro

Robert Frank El terrible sentido de perderte en mi deseo, ¿hasta dónde me lleva? Al lado del silencio, en la calle donde viv...