jueves, 16 de junio de 2016

Increíblemente


Genia Rubin


Me dispongo al desierto
a terminarlo,
arde como el calor acaricia
la soledad de estar cerca,
frente a frente...

Porque no estamos hechos
pero sí incluidos en la derrota
de la muerte.

Sin embargo yo estoy contigo
pues no he dejado de pensarte:

Tú eras tú
increíblemente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi alma se queda como el silencio, dentro

Robert Frank El terrible sentido de perderte en mi deseo, ¿hasta dónde me lleva? Al lado del silencio, en la calle donde viv...