sábado, 25 de junio de 2016

Una historia de amor


Paul Outerbridge


Supiste que hacía frío porque no funcionaba el calentador. El agua helada te recordaba que había perdido la guerra, y en la botella de leche vacía había algo que ni tú ni yo entendíamos, aunque leer el periódico fuera algo obsoleto, de 1940. Nunca había comido un pedazo de tarta tan bueno, envuelto en las hojas de un Dominical. Y el periódico, lo compraste, ese domingo que te ayudé a coger el autobús, había sido tu mejor amigo de siempre, uno más.



I've been a miner for a heart of gold

Neil Young

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi alma se queda como el silencio, dentro

Robert Frank El terrible sentido de perderte en mi deseo, ¿hasta dónde me lleva? Al lado del silencio, en la calle donde viv...