martes, 27 de septiembre de 2016

Los árboles también descansan

Me han dicho lo mismo

El músico deleitaba los ojos
de la niña triste;
'¡eso —dijo la niña—,
haznos soñar que hay algo mejor!'

Esa niña no escuchaba la música,
era parte de esa parte de la vida
que sabe demasiado bien desear,
amar una quimera y muchas de esas tristezas
de algún instante que hemos olvidado
cuando alguien nos dijo
lo mismo.

















Foto de Victor Burgin

Los árboles también descansan

La espera acaba

Decidme si la soledad es una esperanza…
El aire y su razón de ser
al quedarse rezagado, en última estancia
como la golondrina que se queda con la estatua
y no marcha a África,
y llega el invierno
como el profesor a una clase,
y se acaba la espera.















Foto de Gory

lunes, 26 de septiembre de 2016

Los árboles también descansan

Más o menos eternos


Tienes el hambre en tus ojos
cuando miras mi retorno de las sombras.
En el bolsillo
un puñado de tierra en donde construí mi tienda,
y hacia aquel amanecer
que arrastraba silencios enfermos, un teatro
que sabía que una mañana seríamos los seres
más eternos de por aquí.

A veces paso al lado de alguna puerta
en una calle desierta, y se abre.
Creo que los recuerdos son así,
como hablar un idioma
que ni tú ni yo entendemos.















Foto de Raúl Corrales

domingo, 25 de septiembre de 2016

Los árboles también descansan

El ermitaño

¿Eres religioso?
¿Por qué?
¿Qué amas? ¿Has sabido cómo terminaba la partida? 
Esta noche estamos solos en medio del desierto 
y te he visto rezar.
Quiero salir de aquí.
¿De dónde? Llamaría a un barco pero están en el puerto.
¿Tú, desde dónde me hablas?
Estoy dentro de ti, o fuera, junto a ti. Es algo indiferente.
¡Que todo acabe ya, por favor! Me refiero a los días tan débiles 
en donde no entiendo nada. Siento que sufro tanto…
No te preocupes, alguien desea que los dos estemos aquí.


Foto de Margaret Bourke-White

Decidirme por un bando

Estoy a medio camino entre estar fuera y dentro y nunca me defino, me refiero al hecho religioso. ¿Quién quiere leer un texto religioso? Y los que están dentro de lo religioso no salen fuera, y yo estoy a medio camino, sintiendo que no estoy en un lado ni en otro. Puedo leer a Fray Luis o Teresa de Jesús y sentirme muy cerca. Puedo leer a Ana Blandiana y sentirme muy cerca. Puedo leer a Juan Pablo II o Benedicto XVI o Francisco y sentirme muy cerca. Puedo escuchar el rock más duro y más sinóptico y sentirme muy cerca. Siento una apertura de corazón de todo lo que quiero aprender y me queda el resto de mi vida. He llevado películas al Taller de Cine de la Parroquia que trataban el tema del suicidio y el cura responsable no entrar en la proyección. Me pregunto qué se le enseña a un joven hoy en día en una catequesis porque no lo sé. 
He ido a reuniones a Madrid sobre Salud Mental y no se puede sacar el tema religioso, trabajo en un invernadero en que la monitora hace la gracia de 'el cuerpo de Cristo', ya no hay afinidad. Y no sé si fue el Papa Francisco quien dijo que la vida cristiana había que sacarla fuera de las iglesias, o que se debería abrir las puertas de las iglesias al mundo. 
Ya sé que este es un blog literario, pero me apena tener que decidirme por un bando. Alguien que conocí, agradable, pone un mensaje bello de Jesús de Nazaret en el WhatsApp del Club de Lectura, y el coordinador se alza en armas y lo llama proselitismo cuando no creo que esa persona fuera más allá de dejar un pensamiento positivo. Hemos dejado de interiorizar: ¿ya no comprendemos a Juan de la Cruz cuando hablaba del Amado o a la inmensidad latiendo de lo que yo no soy de Revisión de mi naturaleza de Sergio Gaspar? ¿De verdad tengo que decidirme por un bando? ¿No puede haber un diálogo encomiable, eterno?  

Poema AMANECER de Tomás Segovia

Esta noche fue lo primero que hice, una especie de contemplación del poema Amanecer de Tomás Segovia. No como un absorto pensamiento como d...