domingo, 25 de septiembre de 2016

Los árboles también descansan

El ermitaño

¿Eres religioso?
¿Por qué?
¿Qué amas? ¿Has sabido cómo terminaba la partida? 
Esta noche estamos solos en medio del desierto 
y te he visto rezar.
Quiero salir de aquí.
¿De dónde? Llamaría a un barco pero están en el puerto.
¿Tú, desde dónde me hablas?
Estoy dentro de ti, o fuera, junto a ti. Es algo indiferente.
¡Que todo acabe ya, por favor! Me refiero a los días tan débiles 
en donde no entiendo nada. Siento que sufro tanto…
No te preocupes, alguien desea que los dos estemos aquí.


Foto de Margaret Bourke-White

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un aspecto importante del mal

El libro va, más allá de si encontrará publicación o no. Calculo que dentro de algún tiempo volverá la noche, esa noche que contemplé al ha...