sábado, 1 de octubre de 2016

Los árboles también descansan

La alianza


Solo escribo.
Mi abuela estaba conmigo,
me dijo:

‘toma mi alianza,
es como si estuviéramos casados’.

Salimos de la iglesia
todavía con los brazos cansados,
ella quería agarrarse tanto a la vida.

Mi abuela sabe que los periódicos
conocen la historia del más allá,
y que alguien los usa
para que podamos pisar
por un suelo empapado de lluvia.


















 Foto de Mario Giacomelli

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi alma se queda como el silencio, dentro

Robert Frank El terrible sentido de perderte en mi deseo, ¿hasta dónde me lleva? Al lado del silencio, en la calle donde viv...