domingo, 2 de octubre de 2016

Los árboles también descansan

La vida de alguien como yo


Un payaso
acaba bebiendo de un barril de ron
para salir al público.

Allí hay un joven
que lleva, nómada, el ganado
de un lugar a otro.

Al mirarse al espejo, al afeitarse
sabe que venimos de otro lugar, otro tiempo,
otra manera de hacer las cosas.

Nos hicimos fotografías en todas partes,
éramos extranjeros
que atendían llamadas de amor,
y el negocio nos iba bien.






















Foto de Joan Fontcuberta

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo inevitable

Qué difícil es alejarte de lo usual, hacer algo que sea un artificio que se parezca a lo poco, como si el silencio inventara a la muchacha...