lunes, 10 de octubre de 2016

Los árboles también descansan

La cama vacía


Te quiero
con la puerta caída.
Han pasado demasiadas cosas,
estamos tan destruidos...
Algo de sensual hay en el desenlace
y la mujer juega a visitar
una peluquería con su bebé.
Necesita volver a beber para saciar la sed
de una cama vacía.




Foto de John Claren Laughlin


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo inevitable

Qué difícil es alejarte de lo usual, hacer algo que sea un artificio que se parezca a lo poco, como si el silencio inventara a la muchacha...