domingo, 4 de diciembre de 2016

Los árboles también descansan

LA MIRADA DE LA PÉRDIDA

Y suspiro como los cuadernos
que escriben de nuestra vida.

Al final el desenlace parece desorbitado
para lo que anduvimos,

en mi nostalgia
prefieres operarte de algo
a mirarme a los ojos.

La ilusión puede decirme
en torno a una vela
como nos correspondimos,
y la vela puede sustituirse por otra.

Aquellas figuras antiguas
levantándose de la silla
y el corazón parecía una silueta libre,
una librería

en donde el lector compraba
un libro de poemas viejo.

















Bill Owens

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Poema AMANECER de Tomás Segovia

Esta noche fue lo primero que hice, una especie de contemplación del poema Amanecer de Tomás Segovia. No como un absorto pensamiento como d...