domingo, 4 de diciembre de 2016

Los árboles también descansan

LA MIRADA DE LA PÉRDIDA

Y suspiro como los cuadernos
que escriben de nuestra vida.

Al final el desenlace parece desorbitado
para lo que anduvimos,

en mi nostalgia
prefieres operarte de algo
a mirarme a los ojos.

La ilusión puede decirme
en torno a una vela
como nos correspondimos,
y la vela puede sustituirse por otra.

Aquellas figuras antiguas
levantándose de la silla
y el corazón parecía una silueta libre,
una librería

en donde el lector compraba
un libro de poemas viejo.

















Bill Owens

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo inevitable

Qué difícil es alejarte de lo usual, hacer algo que sea un artificio que se parezca a lo poco, como si el silencio inventara a la muchacha...