domingo, 19 de febrero de 2017

Vivir

¿Qué te pasa?

Ella me tiró los tejos, y me di cuenta.

Entonces me fui a casa y no dije nada. Era un secreto. Vivía en el Bronx.

Siempre me daba las mejores cebollas,

y un día, al pagarle, me rozó los dedos.

¿Qué problema hay?

Le tiré los tejos con la mirada y estoy agobiado.

¿Por qué?

Aún estamos a un kilómetro de distancia y ya lo sabe todo New York.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Poema AMANECER de Tomás Segovia

Esta noche fue lo primero que hice, una especie de contemplación del poema Amanecer de Tomás Segovia. No como un absorto pensamiento como d...