martes, 30 de mayo de 2017

El motivo de mi despedida

Cuando señalas, ahí empiezo a saber
de mi oscuridad, lamentaciones
que lentamente esperan.

Estoy triste al comienzo, cuando las alas están solas,
cuando vuelan hacia aquí, cuando había terminado
esta carta que espera.

El invierno y el amor son decisiones desorientadas
de un milagro, porque no está mi alma
en su sitio.

Últimamente mi dolor acaricia una piel apergaminada
de alguien que ha venido de la muerte
para asesorarnos en la nuestra.

Este es el día perfecto
para entender, para no explicar
las cosas que pasan.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo inevitable

Qué difícil es alejarte de lo usual, hacer algo que sea un artificio que se parezca a lo poco, como si el silencio inventara a la muchacha...