domingo, 24 de septiembre de 2017

El estilo de un poeta de blog

Al menos, ¿ocurriría?


Echo de menos el sonido del WhatsApp,
irme a la cama sin tener sueño y dormirme
para encontrar una fantasía.

Ella inventaba tan pocas preguntas…
y yo acostumbraba a cruzar desfiladeros en sus estados de ánimo
como las moscas buscan el dedo de la mano
sin saber encontrar la muerte;

(¿de antemano era posible atarla con un cordel
y estrangular su belleza con nostalgia?)

Llegaba el verano y daba vueltas solo al pueblo, y nadie
preguntaba por mi soledad:
         —la gente iba sola por el mundo
         como tú y como yo—

la gente no entendía nada de las cosas,
sino de la inercia de que había que crecer, y si crecías, tener hijos,
y si los tenías, cuidarlos, y si los cuidabas
habías aprovechado tu vida sin arrojarte por una cañada.

¿Eres fiel a un sentimiento de amor,
porque cruzarás el país para encontrarte con él?
Si él nunca te hizo ningún poema

y yo guardé en un cajón lo que decían los editores:
‘si no olvidas, no escribirás poemas’,
escribía espinas que miraban dentro al clavarse
para demostrar que el dolor era cierto y que había estrellas
que machacaban al alumbrar tanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Poema AMANECER de Tomás Segovia

Esta noche fue lo primero que hice, una especie de contemplación del poema Amanecer de Tomás Segovia. No como un absorto pensamiento como d...