domingo, 24 de septiembre de 2017

La duda de dirigirse a ella

En la oscuridad del sol simplemente

me ciega que sea tan espléndido en la ausencia de las cosas,

me cuesta encontrarle explicaciones

a mis días aciagos; estoy mejor en la noche

con las prostitutas musas en mi cercanía,

que equivocan el rostro que persiguen mis zapatos

como hacer el gesto de encender un mechero

en el concierto que vi solo,

y que ella se perdió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo inevitable

Qué difícil es alejarte de lo usual, hacer algo que sea un artificio que se parezca a lo poco, como si el silencio inventara a la muchacha...