sábado, 30 de septiembre de 2017

Siglo XXI

Levantarse de nuevo


Literatura; que la caligrafía sea lenta como los colores de un acorde menor,
incluso para remediar el fracaso hay un corazón que estropea la tristeza,
y quizás con clarividencia entenderemos mejor la urgencia que hay
de no ser esclavos.

Siglo XXI y en qué te manifiestas: en las sandalias hay un mensaje,
poco equipaje y viajar de un lugar a otro, entender
el dolor como un refugio difícil, ese acto que hace
alguien por ti… la literatura de lo imperecedero.

Me tengo que levantar a las seis de la mañana para repartir el pan.
No quiero, no quiero despojarme de mi comodidad
hasta que tropiezo sobre la misma piedra, y eso que había sembrado flores;
no la quité porque quería fracasar, al atardecer
de un día de invierno demasiado frío hay imágenes que no sirven,
y que no las encuentro. Necesito hallar
lo que no funciona, necesito esa música como llover,

en las imágenes de mi vida hay un día de lluvia
en que saqué el paraguas, y te refugiaste, y me dijiste:
te dejo porque necesito que la vida me dé caña
y contigo iba a ser muy feliz.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un aspecto importante del mal

El libro va, más allá de si encontrará publicación o no. Calculo que dentro de algún tiempo volverá la noche, esa noche que contemplé al ha...