domingo, 14 de enero de 2018

La corteza de Machado

En la dulce oscuridad de tus dedos
el sol termina con las huidas,
un camino extraño de los nombres
que no permite un encuentro
y sí un coito increíble.

En la madera del Olmo de Machado
el amor agoniza, y la única navaja
desfallece al escribir la historia de aquellos seres
que describen el desamparo
cuando la noche desaparece,

y el encuentro es perfecto entre el hombre
que llora por su amor, y la musa,
y los nombres en la corteza gritan
como un monte perezoso
al que el hombre sube para reírse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo inevitable

Qué difícil es alejarte de lo usual, hacer algo que sea un artificio que se parezca a lo poco, como si el silencio inventara a la muchacha...