lunes, 12 de marzo de 2018

Insistencia

El comienzo de un libro llega consigo una incertidumbre, y qué difícil es trabajar sin expectativas como dice Neil Young. Entender el fracaso para no tener miedo, dedicar el tiempo a ser útil a uno mismo. Jordi Doce ha puesto unos versos de Circe Maia en Facebook, una poeta que no conocía, y me ha dejado impresionado. Pero luego he leído más poemas suyos en Internet y reconozco que necesito muchas más lecturas. Para mí es un imposible llegar a estar 4 o 5 años escribiendo un poemario. Quizá mi poesía necesita interiorizar en mí y que salga lenta. Si llevo una semana sin escribir un poema, me siento culpable. Espero que dentro de dos años, en este blog pueda decir: publiqué la entrada con el último poema del libro. Dos años para hacer un libro es un buen tiempo. De momento dejo aquí el primer poema, aunque tengo escrito ya tres. Pero este decidí que iba a ir en el libro. A ver qué tal:

Insistencia


El barco, la luz de un faro                              
llega más allá de las cicatrices.
La luz del mar es un viaje al futuro,
nada existe, nada;
un silencio del siglo XXI.

Te demoras presencia al mirar
ese espejo de celosías extrañas.
Tarde cae cabizbaja la lluvia,
desmorona los sentidos,
los enfatiza asumiendo la templanza de un cigarro.

Un humo augura un recorrido,
se pierde al dar esquinazo
el comienzo del aire, el primer susurro,
atropellado, a quemarropa,
rezando al destierro de lo que olvida.

Esa manera de quitarse la ropa
y entrar en la sauna, como un dios
atormentado por el sentido y la inercia de la esponja,
lavar demasiadas veces esos cantos
construidos con barro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un aspecto importante del mal

El libro va, más allá de si encontrará publicación o no. Calculo que dentro de algún tiempo volverá la noche, esa noche que contemplé al ha...