sábado, 3 de noviembre de 2018

Poesía absoluta



José F. Aguayo
(Director de fotografía de Viridiana)



¿Por qué funcionan tan bien las ideas absolutas en un poema? Fijémonos en la siguiente afirmación: ‘Y tú dirás que la paz no es nada más que este amor / que va de tierra en tierra a plantar las rosas en secreto / inmenso como un cuerpo en la palma de una mano.’ Así termina Poema del extranjero y la rosa, de Claudine Helft, con una deshidratada presencia del amor que enfatiza su idea genuina, su idea global, y que siempre ha sentado tan bien a un poema, y que por contra no ha tenido la misma suerte con el ser humano. Yo puedo decir: La oposición no me la voy a sacar, y me estoy destruyendo. ¿Por qué? Porque hasta que no me examine no sabré hasta dónde ha llegado mi camino en ese aspecto, porque me puede salir bien el examen; incluso decir que no me voy a sacar la oposición normalmente implica cerrar los libros y dejar de prepararla, cuando podría establecer una serie de pensamientos que están más cerca de lo que es la verdad: La oposición requiere un esfuerzo, ¿estoy motivado? y más cuando ya he estado estudiando, porque es más correcto argumentar que hoy estuve una hora y media haciéndome del temario, que me dice que en mi vida se abren posibilidades para poder superarla. Sin embargo, las ideas absolutas en un poema funcionan como anillo al dedo. Este poema concluye con una teoría global sobre el amor que trabaja viniendo del poema que viene, pero que muchos podrían pensar que no tuviera razón de ser, o hacerse la pregunta de si de verdad el amor puede llegar a alcanzar esas cotas en el siglo XXI.

Así es como Claudine Helf define el enseñar a hacer un poema: ‘A imagen del ARTE... sin finalidad. Como una de las manifestaciones del ser a la vida. El poema es una manera de penetrar también el alma del mundo; pero al igual que el ARTE es también construcción y artesano. Aprender a desvelar la inspiración del Trabajo, luego a construir el poema “de otro modo”, siempre “de otro modo”.’ Una definición de ideas absolutas que podríamos aplicar a la vida de quien se quiere preparar una oposición. Imagina que te preparas la oposición sin la estricta trama de la presión de tener que aprobar, a lo mejor le sacas otro provecho a tu vida. Por eso dice László Krasznahorkai que ‘fluye tanta información, todo resulta tan confuso que será mejor que la realidad la filtren los poetas’, otra idea absoluta. Y habla de los poetas como aquellos que no son ‘predicadores de lo falso’ a los que la gente se ha acostumbrado. Volver a casa, un pensamiento de occidente según Krasznahorkai, o dejamos las ruinas lejos y volvemos a casa según J. Doce. La poesía llena de ideas absolutas para explicar un mundo sesgado, relativo, parcial, en el que nada es como es, y donde todos nos movemos en estancias con luz de noche que equivoca más que ayuda. Por eso Nuria Amat habla allá por diciembre de 2003 en El País, a propósito de quitar la literatura como asignatura en secundaria, de que la ‘literatura es la única forma de vida posible para cualquier persona con afán y voluntad de ser algo o alguien en el mundo.’ Lo que pasa que comprendemos la irrealidad de Gran Hermano, pero estos versos de Bécquer no: ‘Habrá poesía […] Mientras la ciencia a descubrir no alcance / Las fuentes de la vida, / Y en el mar o en el cielo haya un abismo / Que al cálculo resista…’.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un aspecto importante del mal

El libro va, más allá de si encontrará publicación o no. Calculo que dentro de algún tiempo volverá la noche, esa noche que contemplé al ha...