jueves, 6 de junio de 2019

Pertenece a un libro, 'Las ilusiones pendientes'


1

esto es preciso,
la montaña es así
como el deseo

ella miraba por la ventana. había nevado. quería ir a la montaña y deslizarse como un pingüino joven que juega con su confianza. es truculenta la forma que tiene la nieve en confiar en el pingüino, parece como si escribiera sobre su forma de estar, envejeciendo con cada deleite del presente, partitura, don, simulacro de la indisoluble nostalgia de un cazador de pingüinos; ella mira al cazador de pingüinos como una joven que ha sufrido, ella le dice al oído que no mate más. ¿ ÉL lo entiende?



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Poema AMANECER de Tomás Segovia

Esta noche fue lo primero que hice, una especie de contemplación del poema Amanecer de Tomás Segovia. No como un absorto pensamiento como d...