sábado, 12 de octubre de 2019

Poema AMANECER de Tomás Segovia

Esta noche fue lo primero que hice, una especie de contemplación del poema Amanecer de Tomás Segovia. No como un absorto pensamiento como dice el poema, sino como una oración que ayude a asimilar que somos generadores de tristeza. Esta tarde-noche, desde que me duché y fui por la ciudad, tuve una serie de encuentros. Segmentos que añadir a mi vida... Ahora esperaría a las 8:30, que es cuando amanece, para recitar el poema en su nacimiento, porque imagino que Tomás Segovia lo adquirió en su vida como una cabaña donde refugiarse. Y digo que somos generadores de sufrimiento porque estoy haciendo un poema, y hoy solo se me ha ocurrido este verso: ¿Por qué el agua corre sin alivio? cuando T. Segovia escribe del Amanecer 'sin cruzar nube alguna de tristeza'. 

Desde que me duché, construí un itinerario que es fruto del poema, cuando creo que de verdad no es tan triste cuando empieza Hay una luz que arde en la desesperanza, y al escribir ¿Por qué el agua corre sin alivio? quiero darle recorrido, parece terminado pero no me quedaba claro que lo hubiese conseguido. Cuento esto porque un poema  surge '...de algún primer sonido / Que venga de muy lejos / A inaugurar el tiempo.' He leído el libro por sexta vez, y me llegó el miércoles. (Día tras día, de Tomás Segovia.) Y entiendo que la poesía es una contemplación que mi amigo Miguel Ángel no entiende. Creo que cada vez que le envío un poema, nos alejamos. Entonces le dejo una novela sugerente de un autor que me gusta, y ahí sí creo que acierto.

Día tras día, que llegó a mis manos, es un monumento. Un monumento a la verticalidad de la vida, increíble. Este año creo que había sido bueno en lo referente a poesía, había leído a buenos poetas. Pero cae en tus manos un libro de 2005 nuevo, a estrenar, y me embargó. 14 años hace que se editó este libro, y tiene una vigencia imperecedera. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Poema AMANECER de Tomás Segovia

Esta noche fue lo primero que hice, una especie de contemplación del poema Amanecer de Tomás Segovia. No como un absorto pensamiento como d...