martes, 30 de junio de 2020

Triángulo de las Bermudas

Escribir entraña un ejercicio de indagar en las leyendas, y a mí, ahora, me salen poemas como este. Es de un libro futuro que quiero acompañar con fotografías; el trabajo lo voy posponiendo a septiembre...

Triángulo de las Bermudas

Vigilar el tiempo perdido
para adorarlo en la nostalgia,
en ese lugar de origen, la fuente
hasta lo profundo del bosque,
donde todo, en esencia, nos lleva
desde la consonancia
hasta la desarmonía
No hay belleza más poderosa 
que saber lo que uno quiere,
y yo no lo sé

A veces la ventana es una mirada sorda
a nuestros deseos,
y como si hubiera piedad en la batalla
cuando al enemigo se le perdona la muerte,
lo que uno ve es el premio que olvidamos
en nuestra insuficiencia

(Tan solo las discrepancias son fingidas
para aquel que ya sabe el camino
de regreso a casa)

Busco la suavidad del ánimo
en los muebles que aún existen,
en la inmersión del recorrido de una alegría

Y sé de la espuma, de esa imaginación
que enreda en la descripción de las cosas,
y que al estar cerca de la orilla,
más estabilidad produce al ocultarse

Entonces llega el día al monasterio,
a la labor de fingir el silencio
como anhelo que todo lo entristece,
como recuerdo que pesa

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La historia de Nacho

Esta es la historia de Nacho. Nacho buceaba y se dijo a sí mismo al ver el anzuelo, que qué sería para él morderlo. Debajo del agua hay much...